Valverde conquista el arcoíris

“¡Por fin!”, grita Alejandro Valverde, que no ha levantado los brazos, campeón del mundo, hasta que no ha estado seguro de cruzar el primero la última línea, y, aún controlado y sereno, lo hace cuidadosamente: primero el brazo izquierdo, lentamente casi m